El Olivar en Seto, un hábitat idóneo para el búho campestre.

La presencia recurrente del búho campestre (Asio flammeus), en la plantación de Olivar en Seto situada en el Centro de Investigación ‘El Calderito’ es un claro indicador de la biodiversidad animal que existe en este sistema de cultivo y que permite que esta pequeña rapaz encuentre, en este hábitat, la diversidad faunística que necesita para alimentarse.

El búho campestre es una de las rapaces nocturnas con mayor actividad diurna. Su horario de caza coincide con la actividad de los topillos (Microtus arvalis), su presa preferida. De hecho, las poblaciones de esta rapaz han aumentado de forma considerable por las explosiones demográficas del topillo campesino. Su alimentación consiste principalmente en roedores, pero también otros pequeños mamíferos, reptiles y algunos grandes insectos.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.